Un día perfecto

Doy un paseo, voy a buscar el periódico y me tomo un café, disfruto de no hacer absolutamente nada, el aire puro y el sol estupendo, los días despejados, las montañas y las personas son de pronto, también estupendas. Al mediodía como abundantemente, tanto como puedo, lo más sano posible, me atiborro bien. Y luego, hacia las cuatro, vuelvo a trabajar, la mayoría de las veces mejor aún que por la mañana. Y después, hacia las siete o siete y media, me harto, voy a dar otro paseo y luego llega despacio la cena. Que en realidad es muy poca. Un trago de vino, agua mineral, medio melón, un poquito de jamón y eso es todo. Y luego un poquito de televisión. Aunque sea en español. Se miran las caras y se imagina uno algo. Y cuando no se comprende el idioma resulta más descansado, porque uno probablemente pone más de lo que en realidad dicen las imágenes.

Thomas Bernhard

Anuncios

Autor: Elsy Rosas Crespo

Es más fácil si buscas mi nombre en Google.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s