Una historia de hospital

Desde que el hombre es hombre ha querido explorar su sexualidad y algunos la exploran tan intensamente que su cuerpo asimila los objetos extraños como el humano de hoy asimila su teléfono móvil: como miembro ausente. Nuestro paciente no podía concebir la vida sin un objeto en forma de banano entre su ano, pero él estaba hospitalizado y allá no lo iban a complacer. Una mañana, desesperado, tomó varios termómetros y los introdujo con violencia, fue tanta la violencia que, sin saber cómo, por qué ni en qué momento, nuestro hombre cayó de la cama, con tan mala suerte que cayó sentado. Murió de forma instantánea.

 

Imagens

Anuncios

Autor: Elsy Rosas Crespo

Es más fácil si buscas mi nombre en Google.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s