La escritura y la vida

Soy un ser humano excepcional, el tipo de persona que se hace admirar por la calma, la dulzura, la bondad, la honestidad, la sonrisa franca y el trato amable. No soy amiga de muchas personas pero si decido ser amiga de alguien le ofrezco todo lo que soy sin cálculo ni premeditación y sin disimulo, sin dobles intenciones, sin intereses mezquinos ni juegos ocultos. Soy transparente como el agua. Esa entrega no se la he ofrecido a más de diez personas a lo largo de la vida porque soy persona de pocos amigos; casi nunca tengo más de dos en simultánea y una amistad empieza a serlo después de cuatro o cinco años de buen trato y absoluta confianza.

Las amistades forman parte de la vida y la escritura es otra cosa, es artificio. Esa separación no es fácil de entender y varias veces mis amigos me han dicho a gritos, llorando, temblando de ira y con las peores palabras que siendo la persona que soy no tendría por qué escribir lo que escribo, escribir sobre lo que escribo y usar las palabras que uso porque entonces no soy la que soy sino otra; se preguntan si represento un papel para ellos y si en realidad soy una especie de bruja resentida, sola y frustrada que detrás de un teclado y en la absoluta impunidad se otorga el derecho de insultar con las peores palabras a personas inocentes que exponen su vida en las redes sociales. Se preguntan si estoy enferma y necesito ayuda y me suplican que conozca gente de verdad, que no lea tantos libros y no escriba tantas estupideces y piense seriamente en un tratamiento con un especialista de la mente bien calificado porque mi problema es complejo y de difícil manejo. Yo oigo entre asombrada y confundida porque siempre se repite la misma historia y todavía no entiendo por qué, qué es lo que la desencadena. Hay algo en mí que desconcierta y descompone a la gente que me quiere y algunos han decidido prescindir de mí sin previo aviso y sin ninguna explicación ni reclamo final.

He perdido varios buenos amigos por algo que he escrito, he espantado a varias personas que se han maravillado con la dulzura de mi ser y cuando he compartido con ellas algún texto que me gusta mucho me preguntan por qué soy tan despiadada y huyen despavoridos como si se encontraran ante el mal hecho carne y entonces me pregunto si el poder de la palabra es más contundente que la dulzura de mi ser y termino concluyendo que sí: una simple palabra detrás de la otra es capaz de producir terror, es mucho más potente y poderosa que la persona de carne y hueso confiada y tranquila que jamás ha atentado contra la integridad de otro ser humano de otra forma que no sea dando una apreciación objetiva y desapasionada sobre lo que otra persona ha manifestado en público esperando el aplauso efusivo de la manada.

martes

Anuncios

Autor: Elsy Rosas Crespo

Es más fácil si buscas mi nombre en Google.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s