Pequeños placeres

  1. Desayunar todos los días lo mismo en el mismo lugar a la misma hora.
  2. Después del desayuno fumar despacito y planear un almuerzo delicioso, después un postre delicioso, después un café delicioso, después una siesta deliciosa de tres horas (planear esa rutina de placer, realizarla y sentirse renovado).
  3. Ponerse citas para beber y oír música en sesiones de quince horas consecutivas con un vago irresponsable como uno y matarse de la risa siendo un par de adultos infantiles.
  4. Gastarse el sueldo en dulces y libros.
  5. Encerrarse quince días consecutivos en una casa y no hablar con nadie.
  6. No salir nunca de la ciudad
  7. No saludar a los vecinos
  8. Saludar al gato de los vecinos