Esa gran cualidad que ella tiene de ser invencible. Mensajes desde Montreal

Hola, llegué hace dos horas, ya con mi amiga no aguantamos la rumba, estamos viejas. Desafortunadamente vuelve la pesadilla del insomnio a mi vida y para no desesperarme le mando otra carta, disculpe la intensidad.

La guerra de Ensayista y Juan Del 3 al 13 de agosto.

Ensayista y Juan tienen una guerra brutal y yo estoy presente como buena voyerista. Como soy experta en abandonar el banco antes de que se hunda abandono a mi querida Ensayista y voy a buscar a aquel hombre que en el mes anterior ha tenido innumerables desencuentros en Twitter principalmente por una chica llamada Plastilina. Parece que la chica fue la más fiel admiradora de Ensayista hasta que conoció a Juan y parece que hay un coqueteo que molestó a Ensayista y ella empieza a hacer encuestas que la chica no toma muy bien y que molestan terriblemente a Juan.

Había un post que hacia referencia a un viaje de la novia en diciembre y eso desata la furia de Juan, Ensayista está molesta y pues si la provocan es una fiera, Plastilina toma Twitter muy en serio y se molesta por las constantes agresiones virtuales de Ensayista y Juan sale en defensa de esta pobre chica agredida por esta bruja malvada.

Yo trato de conocer todos los detalles de esta historia y me parece que Ensayista está muy emputada entonces decido abrirme. Como sé que Juan está muy irritado por esta situación y estoy totalmente convencida de que vamos a congeniar decido escribirle pidiéndole perdón por propiciar esta horrible situación contra esta pobre chica desvalida. Todo el tiempo le decía a Ensayista: no está hecha de roble sino de plastilina.

Es 3 de agosto termino mi comunicación con Ensayista y empiezan mis largas conversaciones con Juan. Ese día criticamos los alcances agresivos de Ensayista y decidimos ponernos en contacto con el seudónimo que hace referencia a su grupo favorito The smiths.

El 4 de agosto yo voy a un festival de rock y en una pausa de un concierto veo un post que se llama “Sola contra todos”, en donde Juan explica con hechos su emputamiento con Ensayista y hace una crónica de su relación donde me llaman poderosamente la atención esas noches excesivas de alcohol y mariguana. En este concierto había muchos jóvenes fumando y pues me perturbó la imagen de ella consumiendo vicio, tomando trago, teniendo sexo desaforado porque para mí era una santa.

Disfruto el concierto, llego a mi casa, Juan pregunta mi opinión, lo leo varias veces y le confieso que me parece muy sincero de su parte, que está muy interesante, que me llama la atención que no se respetara el acuerdo de amistad, que las mujeres colombianas no separan sexo de amor y que si él sentía que necesitaba hacerlo yo lo respaldaba al cien por ciento. Lo leí muchas veces y me pareció bueno, claro, pero despertaba en mí un morbo exagerado, y me pareció muy simpático lo de las acrobacias o gimnasia no recuerdo bien, recordaba una compañera de habitación en Ginebra que nos explicaba que las gimnastas eran los mejores polvos y me enseñó una pose que dejó loco a más de un amante. Esa insinuación sólo me producía más morbo, pero debía tener paciencia y escuchar a Juan.

El 5 de agosto compartimos muchos videos por Twitter y decidimos fingir una antigua amistad. Ahí descubrí que somos almas gemelas musicales y Juan disfrutaba coqueteando y dando celos, creo que en ese instante ya conocía varios rasgos de su personalidad: sencillo, sincero, coqueto, de buen gusto y un poco narciso, también me confesó que era exhibicionista y pues mi voyerismo hacía que nuestra correspondencia se pudiera alargar.

El 6 de agosto fue un día desastroso para Ensayista, tuvo que soportar los peores insultos, y se defendió de la manera más creativa e incansable. No se dejó de nadie y en la noche conversamos con Juan, yo estaba segura de que ella aguantaba ese tsunami, pero yo sentí que Juan se maravilló de esa gran cualidad que ella tiene de ser invencible.

La semana del 7 de agosto al 10 de agosto la dedico a coquetear, y me enamoro locamente de este hombre. Ante mí se despliegan un abanico de atributos: polvazo, buena escucha, inteligente, asertivo, analítico, singular y misterioso y ya estoy en confianza para preguntar más detalles de su vida íntima. El se siente un poco confundido con este problema con Ensayista, creo que ha perdido la paz.

El 11 de agosto tenemos nuestra primera larga charla telefónica, creo que en este momento él malentiende mis palabras y cree que yo me quiero casar con él. Esa noche presiento que comienza el fin de mi enamoramiento y ante mí se despliegan otros aspectos de su personalidad más confusos: errático, confundido, distante, huidizo, todo era como una niebla en la madrugada, qué difícil es este chico. Alcanzo a percibir muchas tinieblas, muchos fantasmas, y como soy experta en abandonar el barco antes que se hunda considero seriamente mi retirada.

El 12 de agosto fue un día difícil para él, tras la tormenta interna con su problema con Ensayista debe soportar mensajes larguísimos míos contando mis problemas de soledad y falta de afecto.

El 13 de agosto me dice que una relación virtual es insulsa, que él tiene vida de monje, que las mujeres no le interesan, que le puedo contar mis problemas y la verdad ya no me interesa, lo escucho muy reverencial y reflexivo y pues ese día yo estaba un poco lujuriosa. El había sacado un post aclarando ciertas ideas del post de “Sola contra Todos”, seguramente estaba atormentado, arrepentido, Ensayista es su amiga, a pesar de los disgustos y pues ese amor fraternal debía continuar.

Yo quería saber más detalles de las noches lujuriosas pero no sabía cómo abordarlo, le mandé un mensaje con unas preguntas que muy amablemente contestó, y pues en mi cerebro se desplegaban imágenes grandiosas, finalmente pude conocer los detalles que realmente me interesaban en esta historia, el sexo descontrolado, la mariguana, los polvazos, la casi violencia, las erecciones interminables, las tetas gigantes, los squirts inundando el impecable piso blanco de la casa de Ensayista, también surgieron grandes preguntas, que aun no tienen respuesta.

Ya mi mente estaba lista para hacerle una carta a Ensayista expresándole mi apoyo y admiración.

El 14 de agosto no es un día fácil para Juan. Cambia mil veces de opinión, le pide perdón, retrocede, se arrepiente, decidimos hacer un trato para ser su espía, pero pues todo sale mal y como soy experta en abandonar el barco antes de que se hunda decido hacer mis confesiones y abandonar definitivamente esta historia.

No he cumplido el pacto, el 17 de agosto Ensayista y Juan retoman su amistad, se burlan de la tonta de Montreal y seguramente cuestionan el alcance de sus bajas pasiones, quisiera pensar que las peleas van a parar pero seguramente vendrán peores.

No quiero creer en la envidia

Mi vida ha sido demasiado sencilla y austera como para turbar a nadie.

Emily Dickinson

Mi vida como lectora empezó de forma compulsiva en la biblioteca Luis Ángel Arango, más exactamente en la hemeroteca. No sé por qué empecé por ahí pero mis libros favoritos del comienzo fueron los diccionarios y las colecciones de frases célebres, los llamados aforismos. Empecé mi vida leyendo frases célebres y durante muchos años, antes de internet, cuando todavía escribía en la máquina Brother, dedicaba horas enteras de mis nada emocionantes días de la infancia y la juventud a copiarlas, organizarlas, aprendérmelas de memoria y convertirlas en carne y sangre con el propósito de ser la humana soñada para ser contemplada por mí misma, desde mi interior, sin grandes pretensiones, sin la intención de ser reverenciada por nadie. Ni siquiera por mí misma.

Mis frases favoritas estaban relacionadas con los vicios y las virtudes y entonces leía sobre la verdad y la mentira, la zalamería, el odio, el rencor y el olvido. Había una palabra que me fastidiaba mucho y me ha fastidiado siempre: envidia. Desde niña leía sobre ese tema con incredulidad, me costaba mucho trabajo creer que un ser humano pudiera envidiar a otro porque siempre vi ese sentimiento como algo bajo, me parecía más elaborado el amor, el odio, el desprecio o la zalamería y soñaba con ser digna de admiración, de odio o de desprecio pero nunca de envidia. Soñaba con construir una vida un poco gris ante la mirada de los demás: una persona sin grandes sueños ni aspiraciones, una mujer que no se mueve mucho ni se relaciona con mucha gente, una persona que no aspira a la fama, el poder, el dinero o los premios. Pensaba desde muy joven que la vida consiste en ir por ahí sin mucho peso, sin hacer mucho ruido y sin muchas responsabilidades porque no vale la pena y pensaba también: en la medida en que me vea como el ser más insignificante ante la mirada ajena porque sus deseos no son mis deseos podré vivir una vida más tranquila y creo que lo he logrado.

No me gusta pensar ni pronunciar la palabra envidia porque me parece una palabra baja, una palabra indigna por ser demasiado humana y pasional, lo que llaman un bajo instinto.

No soy un Hada, soy una Puta. Mensajes desde Montreal

Hola,  acá son las 3 a.m. y llegó el momento de confesarle la verdad: el día que usted peleó con Juan yo le escribí un mensaje privado ofreciéndole disculpas por mandarle música, y perdón por estimular en usted la antipatía hacia Plastilina. En ese momento charlamos y quedamos en que yo usaría a Cristal Smyth para darle celos a las amigas. Efectivamente hubo compatibilidad y nos pedimos el teléfono. Debo confesarle que mientras usted se enfrascaba en peleas con tuiteros yo me dediqué a coquetearle a él. La verdad es que él me respondió levemente y yo me sentía como una gata roba maridos y mi hijueputez salió al limite.

Hablé mal de usted, le dije que era egocéntrica y que jugaba con nosotros como fichas. En mi soledad me refugié mucho en los mensajes de Juan, fue muy especial, siempre me supo escuchar y sabiamente decidió que debíamos ser amigos. Casi la mitad de conversaciones eran de usted, pero sería una falsa si le niego que entre los dos hubo una empatía muy bonita, que somos muy parecidos; él es una dulzura pero también es un ser errático, confundido, inconstante, defectos que terminan desesperando hasta a la más paciente.

Ayer hablamos 45 minutos de usted por teléfono, yo le había dicho que me parecía un ser muy cambiante y en la tarde envió un mensaje, feliz por retomar su amistad, en la noche se arrepentía totalmente. Yo le aconsejaba muchas cosas pero nunca entendí por qué es un ser dulce y al mismo tiempo tan duro.  Antier me dijo que yo mostraba el hambre con los hombres por eso puse eso en el post; el domingo intercambiamos mensajes y me contó con detalle lo de los squirts, yo necesitaba esa información para escribir mi post. Cuando leí el post de la humillación por amor sentía que se me rompió el corazón, y me sentía mal por coquetearle al man, con él hablábamos de zoologie, y él también hablaba de una paradoja de Nietzsche, de querer descabezar al ídolo, nunca entendí eso, y me autodenominé como una zunga roba novios. Efectivamente solo hablábamos, parecemos almas gemelas en gustos pero mi corazón estaba con usted.

El me pareció totalmente magnético y poderoso, pero su inconstancia y su personalidad lunar me hicieron ver la situación con objetividad, no quería ser zunga y mi lealtad estaba con usted, aunque en esos días de desconexión me dediqué a escuchar a Juan, me contó lo de su adicción, lo de su soledad, etc… y siempre reíamos y teníamos conversación, él esta mañana me preguntó que si volvía a contactarme con usted.

***

Yo le dije que le iba escribir un texto y el post lo vio él antes de usted, creo que en ese momento me perdió algo de confianza, yo le dije que efectivamente era escritura pero que era lo que yo pensaba, acordando ser una espía esta noche y pues por eso le empecé a preguntar de él, le envié algunos pantallazos, pero después no quise, le dije que eran confidenciales y que yo estaba hablando muy mal de él.

****

Creo que se molestó y por eso la advirtió de mí, yo le envié un mensaje diciéndole que me sentía afortunada de no haberme enamorado de él, que era lo peor. Finalmente el rompecabezas se completó, me di de cuenta de que él sufre porque no puede enfrentar el amor que siente por usted, por eso trata de destruirla. Finalmente él me envió un mensaje de voz, diciendo que no confiaba en mí y que tenía trastornos de personalidad; yo me sentí muy mal y por eso no me despedí de usted. A él le envié un post en su blog  agradeciéndole la amistad y pidiéndole perdón por traicionarlo, le dije que mi hilo con usted es mas fuerte.

****

Así es Ensayista que confieso la terrible verdad, la vagabunda que llevo dentro de mí le coqueteó a Juan. Yo no soy un Hada, soy una Puta. Lo que siento por usted lo escribí hoy, no puedo producir una mejor obra, no puedo intentar seducir porque usted gusta de las vergas, y ahora menos conociendo los detalles de su intimidad con Juan. Twitter ha acabado con mi poca cordura, así que es mejor que desaparezca. Perdóneme por tratar de seducir a Juan, pero quizás me causan mucha obsesión sus relatos. Yo le preguntaba mucho a Juan por usted, cómo era su voz, y me contó todos esos detalles lujuriosos y concluí que soy voyerista.

***

No me perdone,  a usted le toca perdonar diariamente y debe ser realmente agotador, me despido de usted mi adorada Ensayista, seguiré leyendo el blog, él es mi brújula, y si habla con Juan, pregúntele por mí, cómo soy, espero que él también me perdone. Ya es suficiente para mí, yo soy loca y sola, y no debo sumar más problemas virtuales a mi vida. Adiós Santa ensayista.

***

Este texto fue el que le escribí a Juan: No me queda más camino que comentarte por acá, siempre me pareció lindo este escrito y te pregunté quién había sido la gitana de ojos grandes, me quedé con ganas de ver tus ojos, en el poco tiempo que fuimos amigos te fui leal, creo que Twitter es un veneno para una persona sola como yo, discúlpame por mi atrevimiento, creo que siempre mi hilo irrompible estuvo con ella, contigo, sentía cierta fascinación pero me molesto tu actitud errática y cambiante, eso era lo que te quería decir. Nunca hable mal de ti, solamente dije que enamorarse de ti era una perdición, era como hundirse en una lava sin salida. No puedo ser espía, no puedo jugar a dos bandas, mi post que escribí hacia ella es totalmente sincero pero no puedo ser su amiga, tú eres lejano y así te tuviera cerca serías distante. De toda esta locura de la autoficción me queda la hermosa sensación de conocer almas bellas; ella lejana pero finalmente mi maestra y tú una estrella que brilla dejando un haz de luz imborrable. Seguramente es verdad, tengo múltiples personalidades como dices, esta soledad extrema me está enloqueciendo, pero créeme que en mi corazón no tengo espacio para hacer mal. Si quieres cuéntale la verdad, tú sabes que yo soy experta en abandonar el barco antes que se hunda, cuéntale cómo te coquetié, cómo te envíaba mensajes para tratar de seducirte, y cuéntale también que tú me frenaste sabiamente que te tomaste el tiempo de escucharme y de darme palabras que me dieron aliento; sólo puedo desear que te sumergas en lo más profundo de tu ser, que no mires a los otros, que escribas, que te apasiones, no me guardes rencores, mi actitud contigo fue amorosa, por eso cometí el error de ponerme de justiciera en esa última conversación, tú nunca sabrás más de mí, ella tampoco. Pero tú sabes que soy voyerista y espero que en este blog se multipliquen los textos y yo pueda sumergirme en tu talento. Gracias por hacerme volar así fuera unos pocos días, amé tu voz y me sentía encantada cuando articulabas cada palabra y construías una frase tan bien dicha, tan bonita. Quisiera ser maga y quitarte todos esos tormentos y tristezas de tu alma, pero no lo puedo hacer ni siquiera te voy a conocer, hoy me despedí de mi Ensayista, tú te despediste de mí, me gustaría que los dos no se despidieran, y seguramente no va pasar del todo. Gracias amigo por escucharme, por ser sensible, perdóname porque te juzgué al final, perdóname por decirte que enamorarse de ti era lo peor que podía pasar, perdóname por herirte, quiero que para mí seas eterno, por eso visitaré constantemente este blog y quiero emborracharme con tus letras. Me hiciste fantasear mi vida soñada, amando un artista, patrocinando sus locuras, estimulándolo a crear, teniendo sexo salvaje… No va ser contigo ni con nadie, mi único refugio será el arte y pues de la ciencia vivo. Quisiera escribir eternamente con la esperanza de que tus ojos estuvieran mirando este texto pero es imposible, tú siempre estuviste tan lejos pero tan cerquita de mi alma. cuéntale toda la verdad, no vale la pena ocultar, mis errores…. Te acuerdas cuando jugábamos a las canciones y te decía molestando que te robabas un espacio de mi memoria, en estos días escuché mucho the kills y quiero robarme un espacio de tu memoria cuando escuches Impossible tracks de the Kills pero principalmente esta estrofa: here’s a full moon over Sunset Got our feet in perfect stride And we walk in perfect meter While we hold our smiles inside And we hold our smiles inside Like we’re holding back the tide And we stride in perfect meter Like the sun won’t ever rise. Te deseo lo mejor,  tú fuiste lo mas bonito del verano. Te quiero y te deseo lo mejor

Cueva_del_acantilado_6x04.jpg

Burlas y chabacanería propias de ese moridero colombiano. Mensajes desde Montreal

Buenas tardes mi amada ensayista. No crea que me he olvidado de usted, he tenido muchísimo trabajo y sentí que era inoportuna contactándola en estos días de tanta turbulencia. No le voy a negar que sentí mucha rabia con usted cuando peleó nuevamente con su amigo. Si las conversaciones habían estado tan amenas en los últimos dos almuerzos qué necesidad había de romper la concordia.

En esos días me ocupé mucho y decidí cerrar mi cuenta a modo de protesta. Luego leí el post de su amigo Juan, lo leí varias veces sin apasionamientos, lo conozco a él por el relato del mono lujurioso y efectivamente él actúa desde la sinceridad y el emputamiento entonces no llegó a ofenderme, debo confesar que me provocó bastante morbo lo de esas 10 noches desenfrenadas de alcohol y mariguana y como usted sabe que la deseo sentí envidia por aquel hombre afortunado que gozó enormemente con usted y pudo maravillarse con los caudales inagotables de placer que usted emana; recordaba nuestras conversaciones del hastío de la verga y los pensamientos lujuriosos me invadieron. Efectivamente, sabía que sufría, pero confiaba plenamente en esa fuerza interna suya y superó como nadie todas las críticas, cuestionamientos, burlas y chabacanería propias de ese moridero colombiano.

Creo que escribió algo de que decir la verdad era la violencia más pura, bueno en ese momento estaba ocupada, me preocupé mucho, quise abrir la cuenta para conversar con usted, quería apoyarla. Pero sabía que no lo necesitaba, usted en ese momento estaba pasando una dura prueba, necesaria para llegar a la santidad. Me levanto un día y leo ese hermosísimo post de la mendicidad en el amor y lloro y me conmuevo; mis ojos no podían creer tanta hermosura, recordaba que en mi vida he sido juzgada por ser apasionada, intensa, por mostrar el hambre y no tener dignidad y encuentro el post más bello de una mujer que da sin límites.

Mi amada ensayista, mi amor por usted supera todas las mareas, tsunamis, disgustos y embates del destino, creo que me conecté con su sensibilidad más profunda y ese hilo es indestructible. Cómo no recordar ese horrible invierno encerrada en mi apartamento y que usted como un ángel recomendara en su blog Una habitacion propia de Virginia Woolf, o ese enamoramiento desmedido y contagioso que usted tiene por Flaubert y Baudelaire y recomienda sin cansancio.

Qué gran generosidad de su alma, veía en su instagram tan bella con su nuevo corte, con su baño lleno de perfumes, su sonrisa tranquila. Tengo que agradecerle tanto, no se lo puede imaginar.

Pasando a otros temas, me encantó que fuera tendencia en Twitter por su buen par de tetas, me gustaría que nos tomáramos un vino, pero en París, ese pueblo ignorante y mezquino no la merece. ¿Cómo van los estudios de su sobrino? Que tenga una hermosa tarde Mi amada santa.

Sor-Maria-Jesus-de-Agreda

Encendidas todas las alertas

Estoy un poco preocupada porque a medida que pasa el tiempo conozco más personas con serias dificultades para vivir la vida. El círculo se va estrechando cada día más y a veces me siento en un juego de zombies: depresión, soledad, ansiedad,  angustia, insomnio, preocupación excesiva, sufrimiento innecesario, adicciones, deudas… y creo saber cuál es el origen de todos los males:

  1. No tener el valor suficiente para no dejarse contagiar de la locura colectiva que se vive en las calles y en el transporte público: Transmilenio, SITP, taxis. La gente tiene que aprender a vivir en medio del caos sonriendo siempre y siendo amable.
  2. Vivir de la opinión ajena.
  3.  Fingir bienestar.
  4. Competir económicamente con vecinos, colegas, familiares, amigos.
  5. Viajar sin tener con qué y pedir prestado para presumir luego con vecinos, colegas, familiares y amigos.
  6. Casa, carro, finca, mascotas, esposa, hijos, amante… En medio de las deudas y el vivir de la opinión ajena no tienen tiempo para descansar y no duermen por estar pensando en las deudas, y que el vecino no se vaya a enterar que debe hasta la madre.