Catalina Ruiz-Navarro y Gustavo Rugeles

Desde hace más de seis meses el portal Plagiosos está esperando una explicación de Catalina Ruiz-Navarro, la Universidad Javeriana o El Espectador sobre el plagio comprobado de cuarenta páginas en su trabajo de grado para ejercer como filósofa. Ese mismo portal ha ido revelando nuevos plagios y autoplagios de la feminista estrella y todos los medios siguen guardando silencio. En las redes sociales menos de diez personas  han llamado la atención sobre el delito y ninguno de esos análisis o llamados de atención han logrado que los medios se fijen en el tema y la pregunta sigue siendo la misma: ¿Por qué los medios protegen a Catalina Ruiz-Navarro si todos saben que a medida que pasa el tiempo tiene menos credibilidad? ¿Por qué un asunto tan serio como el plagio en una persona que se posicionó como figura pública, intelectual, periodista y feminista pasa desapercibido en Colombia y hechos que deberían escandalizarnos menos porque son pan de cada día en uno de los países más subdesarrollados y violentos del mundo puede ser objeto de indignación durante semanas por medios oficiales, portales independientes y por tuiteros como si se tratara de un hecho extraordinario?

Gustavo Rugeles agredió a su novia en diciembre pasado y también agredió a su novia anterior hace dos años. En una hora tres mujeres en Colombia se acercan ante la autoridad competente para denunciar maltrato y violencia intrafamiliar, en quince días de 2018 en Colombia han muerto más de siete mujeres y quien cometió el crimen fue su pareja sentimental. El Caso Gustavo Rugeles ha sido registrado en todos los medios, fue primera página en El Espectador el domingo anterior, Daniel Coronell se ocupó del “nazi de Bosa” en su columna dominical de la revista Semana y el pobre muchacho, usado por los poderosos para publicar información delicada falsa o verdadera en el portal llamado El Expediente -donde aparece como Director- el pobre hombre enamorado del poder y de los poderosos,  joven aspiracionista como Catalina Ruiz-Navarro pero machista y sin fotos en bikini y como si fuera poco residente de Bosa (¿a quién le importa la vida y la suerte de un habitante de Bosa?), ese hombre que seguramente necesita ayuda psicológica y no ser usado como escudo entre enemigos que ejercen como políticos, abogados y periodistas poderosos que quieren más poder porque son avaros y escriben con odio, ese ser inocente llamado Gustavo Rugeles ha sido objeto de análisis y de repudio en todos los medios y la pregunta es simple: ¿Por qué siendo la violencia contra la mujer un hecho que no debería escandalizarnos tanto porque vivimos en medio de esa violencia desde que Colombia existe como República Independiente y mientras escribo esta frase un hombre está humillando, violando, despreciando o dándole golpes a la mujer que “ama”, por qué si el caso Rugeles es uno entre millones y han muerto varias mujeres en dos semanas en manos de sus parejas, por qué ese caso en particular ha sido y sigue siendo tan importante para todos los medios y tantos columnistas, incluida Catalina Ruiz-Navarro, quien también lo acusó de forma violenta en su columna de El Espectador?

 

Anuncios

Catalina Ruiz-Navarro. Caso Cerrado

Han pasado casi cinco meses después de que supimos que Catalina Ruiz-Navarro olvida poner comillas y llama rizomas a sus plagios. Ninguna institución seria se ha manifestado: la Universidad Javeriana calla, el Ministerio de Educación calla y Fidel Cano Correa sigue insistiendo en que Catalina es una mujer moderna y aunque no sea inteligente ni rigurosa le gusta su voz y no tenemos por qué complicarnos con un plagio de hace diez años.

Desde hace más de cinco meses dije que un plagio de cuarenta páginas y 53 pares de comillas que hacen falta es indefendible y que quien se atreviera a justificar, negar o defenderlo quedaría como un estúpido, como un corrupto o como un irresponsable y de paso harían quedar peor a Catalina Ruiz-Navarro. Lo dije y parece que no lo tomaron en serio y entonces llegaron a defender y a justificar el delito -porque el plagio es un delito-. Han ido llegando de uno en uno cada quien con su numerito. Llegó la feminista, llegó la buena mujer, la mujer sensible, compresiva, buena y noble, llegó el jefe, llegó el marido, llegó la mejor amiga.

Sólo falta el Comunicado de la mamá y el ladrido de la perra y queda listo el libreto para montar la versión colombiana de María la de barrio.

No he visto Caso Cerrado, he visto Laura en América, pero lo que dice la gente que ve televisión es que lo de Catalina, el desenlace que ha tenido el asunto, el trato que se le ha dado,  da para un capítulo de Caso Cerrado.

¿A dónde hemos llegado?, compañeros de Causa.

83F

¿Para qué sirve la crítica literaria?

Apareció una nueva defensora ilustre de Catalina Ruiz-Navarro: Adriana Cooper. Escribió una columna sentimental en la revista Arcadia sobre el valor de lo pequeño y lo que de verdad importa. Nada dijo sobre los 53 pares de comillas que faltan en cuarenta páginas del trabajo de grado que Catalina presentó en la universidad Javeriana para ejercer como Filósofa y en vez de pedirle explicaciones a ella termina dando a entender que Mario Jursich es una mala persona porque le explica a Catalina Ruiz-Navarro en dos ocasiones que no sabe leer literatura y que debe dar explicaciones sobre su monumental plagio.

Ante la imposibilidad de defender lo indefendible la nueva amiga de Catalina Ruiz-Navarro apeló a las emociones, a la bondad, a que vinimos al mundo a darle besos, abrazos y palmaditas en la espalda a nuestro prójimo y que la crítica literaria no sirve para nada porque todos tenemos defectos y si necesitamos manifestar un sentimiento negativo acerca de otro ser humano debemos hacerlo con palabras dulces y en privado para no herir las fibras más sensibles del otro y para que nosotros ascendamos un paso  en nuestro Camino hacia el Cielo. Pura palabrería estúpida de libro de autosuperación para evadir lo que de verdad importa: el plagio de cuarenta páginas y la deshonestidad intelectual de Catalina Ruiz-Navarro.

Busqué información en internet sobre esta erudita y descubrí que es tan polifacética como Catalina Ruiz-Navarro: publica en seis o siete medios y posa de crítica. Ante intelectuales tan poco rigurosas como ella y tan feministas en el peor sentido de la palabra -entendiendo como feminismo defender a las mujeres por su condición de mujeres aunque no tengan talento para nada (la famosa sororidad)-, ante posturas tan lamentables ante la crítica sería preferible que no existiera porque duele mucho saber que personas con supuesta formación académica tengan una idea tan fuera de lo académico, de lo que es el arte y cuál es la función de la crítica y los críticos.

Adriana Cooper asume las obras como cositas lindas y parece no imaginar que si Catalina Ruiz-Navarro se presenta como crítica literaria y maestra en artes visuales uno como lector esperaría que supiera apropiarse de estas obras pensando en las famosas reglas del arte, en la historia y la tradición; uno esperaría de parte de ella interpretaciones pertinentes de las obras que aborda y nos encontramos siempre con su falta de inteligencia, su nula capacidad de análisis, su incipiente formación en teoría y crítica. Catalina y Adriana deberían entender de una vez por todas y para siempre que si quieren acabar con el machismo y con el heteropatriarcado lo primero que deben hacer es empezar a estudiar en serio, repetir las carreras profesionales que hicieron y dejar de creer que los sentimientos y las intenciones están por encima de los hechos, la racionalidad, la teoría y el análisis riguroso de las obras de arte teniendo en cuenta el contexto. Esas son lecciones que se aprenden antes de terminar el cuarto semestre en una carrera de literatura o de artes visuales.

A continuación la parte final del texto de Adriana Cooper, la primera no me interesa mucho. Lea, amable lector, y saque sus propias conclusiones:

“Después de leerlo surgen preguntas: ¿Son necesarios tantos adjetivos y además negativos, para referirse al intelecto de una persona? ¿El hecho de que alguien se equivoque invalida todo su aporte intelectual previo? ¿Juzgamos a la gente con fuerza en el ámbito académico para validar un prejuicio inconsciente que tenemos, quitarnos una incomodidad hacia una situación que nos refleja esa persona, cobrarle algo, o simplemente para sentirnos superiores? ¿Se justifica la vergüenza pública producida por un texto, o hubiera sido más efectivo hablar con esa persona en privado para entender mejor su punto de vista o manifestarle una sugerencia o desacuerdo? ¿Necesita García Márquez que lo respaldemos con tanto ahínco cuando su talento ya hizo que sus obras se defiendan hasta la eternidad? ¿Las respuestas están afuera o dentro de nosotros mismos?

Algunos escritores experimentados suelen recomendar esto a sus alumnos cuando empiezan a escribir cuentos, y algunos autores sin mentor lo hicieron por instinto: “No juzgue al personaje con adjetivos ni incluya reflexiones críticas con el fin de orientar al lector hacia esos juicios para que los ratifique, porque el lector por sí mismo hará su propia interpretación”. Lo mismo podría aplicar a otras situaciones de la vida”.

http://www.revistaarcadia.com/agenda/articulo/adriana-cooper-sobre-catalina-ruiz-navarro-y-mario-jursich/67237

Carta abierta a Jorge Iván Cuervo (@cuervoji en Twitter)

Sé que no soy de su agrado desde hace mucho tiempo y creo saber por qué: es usted un hombre machista, clasista y amigo de que los secretos de sus amigos poderosos se queden muy bien guardados. Hace ya varios años me ocupé de una de sus grandes amigas y eso a usted lo marcó para siempre en contra mía porque una persona como yo no puede burlarse de personas como ustedes y entonces durante varios meses estuvo diciendo que yo NO PUEDO ser una mujer porque soy muy inteligente, muy hábil y escribo muy bien y que soy UNA MALA PERSONA. ¿Alcanza a ver los niveles de su machismo? Subestima tanto a las mujeres que si aparece una que desenmascara impostores intelectuales, falsos sabios, falsos profetas, falsos eruditos… es una persona mala y no puede ser una mujer. Si esos impostores son amigos suyos entonces su dolor y su ira se multiplican, se convierte en una especie de señora histérica descontrolada.

Si quien quitara mascaritas fuera un amigo suyo seguramente celebraría la habilidad de semejante portento, hasta diría que está al lado de Quevedo o de la inexistente critica cultural en Colombia. ¿Me equivoco?

Está hecho usted un mar de lágrimas porque Catalina Ruiz-Navarro perdió todo el prestigio como intelectual, feminista, filósofa, defensora de Causas y experta en poses y el nivel de su odio hacia mí es tan ciego y tan desproporcionado, tan locamente desmedido, casi como si fuera una señora menopáusica, que cree que LA LOCA ELSY se inventó un plagio de 40 páginas en un trabajo de grado en la Universidad Javeriana porque soy mala y voy por ahí dañando la honra de gente admirable, así de emocional es su mente, así lo pone a procesar pensamientos su machismo y su clasismo.

El hecho de que desde hace más de seis años venga denunciando las incoherencias de Catalina Ruiz-Navarro no me convierten en loca ni en mala persona sino en profeta. En vez de llenar su cabeza de veneno porque le molesta mucho que yo pueda ver primero donde nadie más no puede ver debería felicitarme por ser tan inteligente, por saber ver, por no fallar nunca en mis hipótesis sobre impostores de toda pelambre.

cuervo

 

 

¿Machismo, racismo, clasismo o simple odio?

Con ustedes el comentario dejado en Facebook por Laura Gómez Camargo, a propósito del plagio de 40 páginas de Catalina Ruiz-Navarro en su trabajo de grado en la Universidad Javeriana denunciado ayer por una figura a la que esperamos ahora sí la Universidad Javeriana y los medios tengan en cuenta para analizar el delito cometido por la columnista, feminista, abanderada de varias causas, todas relacionadas con la ética y la justicia.

Laura cree que si yo denuncio el plagio soy la negra Candela; si es el hombre blanco, rubio, alto, de apellido raro -me refiero a Mario Jursich Durán- es sensacional y debe tomarse en serio. Tengamos en cuenta que Laura es admiradora de Catalina (es decir, feminista) y de forma implícita da a entender que lucha por la justicia y el orden:

“Elsy Rosas Crespo no hace ninguna denuncia de ningún tipo, es como un perfil tipo la negra Candela, llena de bobería y calumnia sin análisis de nada ni crítica de nada. Importante sería sacarla/lo de este debate para que lo del plagio sea tomado enserio, porque yo también vi esto compartido por ese perfil y me pareció otra de sus quejas sin fundamento ni rigor. Ahora que lo veo compartido por Mario, cambia la cosa”.

Don Mario Jursich Durán denuncia el plagio de Catalina Ruiz-Navarro en Facebook

A continuación comparto con ustedes una nota dejada en Facebook por Mario Jursich Durán. Veo que está tan escandalizado como yo y hasta ahora se enteró de las travesuras intelectuales de Cata:

“A mí, como a tantos otros, me llegó la noticia de que Catalina Ruiz-Navarro plagió su tesis de grado en la Universidad Javeriana. Confieso que al principio no le di importancia. Las acusaciones de plagio suelen tener un punto histérico: aparte de que a veces son excesivas y responden a concepciones anticuadas sobre la propiedad intelectual, también acarrean consecuencias desproporcionadas en relación a la gravedad de la falta. Me repugna que por haber birlado dos frases de un escrito ajeno —cosa que debe condenarse— alguien sea sometido a la muerte social, la pérdida de patrimonio e incluso la cárcel.

Sin embargo, después de haber leído con calma el alegato en contra de Ruiz-Navarro, debo decir que el suyo es un caso totalmente distinto. El portal Plagiosos.com detectó en su tesis “El caribe como territorio estético y minoritario” copias en aproximadamente ¡40! de las 127 páginas que tiene el manuscrito. Hago hincapié en que no se trata de bagatelas: Ruiz-Navarro se apropia indebidamente de por lo menos 53 párrafos provenientes de 17 publicaciones previas. Son tan largos los fragmentos a los que echa mano que a menudo tienen más de nueve líneas.

Ni ustedes ni yo somos jueces en este asunto. Serán las autoridades competentes las que decidan sobre el alcance de la falta y sobre la sanción que le corresponde (o que no le corresponde) a Ruiz-Navarro. Pero, sea cual sea el rumbo que tome la acusación, este es uno de esos casos en que nadie puede quedarse callado. Ruiz-Navarro, que ya fue sorprendida con un plagio en su columna de El Espectador, debe dar las explicaciones pertinentes, sin ampararse —como parece estar haciendo— en que esta es una persecución en su contra porque dice verdades incómodas para el machismo. La Universidad Javeriana, si quiere que la consideremos una institución respetuosa del saber y de la cortesía intelectual, debe establecer con claridad cuál es su posición al respecto, y nosotros, lectores y escritores, debemos (antes de emitir nuestro juicio) tomarnos el trabajo de evaluar las pruebas presentadas por Plagiosos.com.

Aquí está el link donde pueden verlas: http://www.plagios.org/estudio-de-caso-n-25-plagio-en-trab…/

Tómense su tiempo. Ya veremos si a ustedes, como a mí, el caso les resulta igual de escandaloso”.

https://www.facebook.com/mario.jursichduran?hc_ref=ARQn-75aMdf0wojbiBm2vWSCZybEtpmsaa05FC4tfbjuPERbzqA5VF2t2zohnzmMd9s&fref=nf

Visita del Papa a Colombia

Nunca voy a misa pero me gusta ver papas y no me iba a perder a Francisco. Quería ver la cara de la gente en vivo, verlos verlo, verlos en misa, verlos esperando al Dios hecho carne y pensar en mis ateos favoritos mientras hacía mi ejercicio de observación.

Me sorprendió mucho ver a tanta gente corriendo emocionada detrás del Dios hecho carne en pleno siglo XXI, como dicen las abuelas. ¿Por qué esta iglesia y este Dios y esta Eucaristía siguen siendo tan poderosos a pesar de la ciencia, la arqueología, Darwin, Einstein, la NASA, la neurociencia, el yoga, Buda, Harold Bloom, Richard Dawkins, Rodolfo Llinás, Matthew Alper, la medicina tradicional china y las interpretaciones modernas de la Biblia donde nos muestran la palabra de Dios como un libro más? ¿Cuál es el truco infalible para seguir siendo poderosos siglo tras siglo a pesar de que existe la historia y las evidencias de que han hecho mucho daño durante tanto tiempo y han mentido y robado de la forma más evidente ante la mirada atónita de las mentes racionales de todos los tiempos?

La respuesta no la tengo pero soy colombiana y por haber nacido aquí me siento un poco avergonzada ante el triste espectáculo porque Colombia es un absoluto desastre que no tiene nada que ver con Dios porque Dios no existe, existen los políticos corruptos, los banqueros, los periodistas sometidos a los políticos corruptos y a los banqueros, el narcotráfico, la apología a la prostitución y a la cirugía estética y se cree que la mujer inteligente es la que se busca un novio traqueto para que le brinde una buena vida; existe la trampa, la mentira y la deshonestidad, Caracol y RCN que producen telenovelas en las que se enaltece el crimen y la falta de amor al trabajo. Existe El Espectador y la Universidad Javeriana que callan ante el plagio de cuarenta páginas de la Filósofa feminista empoderada llamada Catalina Ruiz-Navarro que sigue mintiendo a conciencia porque sabe que ningún intelectual, ningún investigador, ningún escritor ni periodista le va a pedir explicaciones sobre su deshonestidad intelectual porque seguramente la deshonestidad intelectual se ha convertido en una práctica normal en Colombia que no tiene nada que ver con Dios sino con el hecho de ser colombianos.papa